trEinta

Image Hosted by ImageShack.us



Estoy segurísima que lo del pecado capital es una vulgar patraña.

Eva y su noviete acababan de echar un polvo y en lugar del cigarrito de después a él -que era un chico muy sano- le apetecía una fruta. Haciendo gala del enfervorecido machismo que reinaba por aquel entonces en el jardín del Edén ordenó a su querida esposa (¿esposa?) que fuese a por tan preciado fruto al árbol más cercano.
Lo que pasó entonces es que Eva escupió en la manzana que Adán iba a comerse, en un bíblico alarde de feminismo incontenido. Cuando él escubrió el escupitajo se puso furioso y a causa de eso tuvieron su primera discusión. Las consecuencias abismales son una exageración de Dios acerca de lo que aquel rojo (¿rojo?) fruto trajo realmente consigo. Llamamos pues "horribles consecuencias" a platos volando por encima de las cabezas, gritos y chillidos, sapos y culebras. Adán -aka "el exagerado"- llenó una maleta con todas las hojas de parra de su amante vengativa y la puso de patitas en la calle. De ahí la expulsión del Edén.
Sin embargo, terminaron reconciliándose y finalizaron la discusión de la misma forma en que la habían comenzado. Follando como los seres primitivos que realmente eran. Hechos de barro y costillas.
La frase "polvo eres y en polvo te convertirás" no viene a decir más que eso.



*ya tengo libreta nueva para dibujar y dibujar


3 comentarios:

Jorge dijo...

Hola!! He llegado hasta aquí y he estado mirando tu blog y está muy chulo.
Y leyendo este texto tuyo me he estado riendo jajaja..... muy buena interpretación de la Biblia, "polvo eres y en polvo te convertirás". Si lees entre líneas la verdad que te da que pensar xD.
Me llamo Jorge, espero que no te importe la visita. Pasate cuando quieras.
Saludos!!

Tenochtitlán dijo...

a mí, la Biblia, en general me hace gracia

Jorge dijo...

Muchas gracias por pasarte. Nos seguimos :P