veintiseis (o cómo citar textualmente un libro)

Image Hosted by ImageShack.us

Uno aprende todo esto en Reconocimiento Físico, en el segundo año de medicina. Uno aprende todo esto y no hay vuelta atrás.
Ojos que no veían, corazón que no sentía.
Un hematoma quiere decir cirrosis hepática. Un eructo quiere decir cáncer colorrectal o cáncer de esófago o por lo menos una úlcera péptica.
La brisa al soplar parece que susurra carcinoma escamoso.
Los pájaros en los árboles parece que pían histoplasmosis.
A toda la gente que ves desnuda los ves como pacientes. Una bailarina puede tener unos ojos claros y preciosos y unos pezones oscuros y duros, pero si le huele el aliento tiene leucemia. Una bailarina puede tener un pelo tupido, largo y limpio, pero si se rasca el cuero cabelludo es que tiene linfoma de Hodgkin.
Página a página, Denny llena su bloc de estudios del natural de mujeres hermosas y sonrientes, mujeres esbeltas que le lanzan besos, mujeres con la cara inclinada hacia abajo y los ojos mirando hacia arriba en dirección a él a través de una cascada de cabello.
- Perder el sentido del gusto - le digo a Denny - quiere decir cánceres orales.
Y sin mirarme, observando alternativamente su dibujo y a la nueva bailarina, Denny dice:
- Tío, entonces tú hace tiempo que tienes los cánceres esos.



*Asfixia, Chuck Palahniuk

*Richard Avedon

2 comentarios:

Edmundo Mantel dijo...

Ten;

Si fuera por eructos, yo estaría muerto desde hace muchos años. A no ser que uno de esos cánceres tan feos pueda recorrer un cuerpo durante decenios sin causar dolor ni ningún otro síntoma distinto de los eructos, yo no lo padezco.

Debe de ser muy duro vivir así, después de aprender todo eso, sobre todo si, como usted dice, ya no hay vuelta atrás.

Un cajero honrado no ve el dinero que cuenta como objeto de codicia, sólo ve papelitos de colores con números para sumar; un médico honrado no ve el cuerpo que explora como objeto de deseo, sólo ve trocitos de carne unidos con más o menos armonía, delatores de una cadena imparable de enfermedades.

Bien, Señora, o pierde usted la honradez, o no podrá vivir.


Perfectos Saludos.

eme ce dijo...

Tienes un premio esperándote en mi blog.